Proyecto social // El grueso de la tarta, para los músicos