¿Regreso a la soberanía financiera?