Sólo hay una salida: usar mejor el agua