Telefónica, el conflicto continúa