Tras las elecciones, ¿recortes?