¿Un precio mundial para el carbono?