Valeo alarga la cuenta atrás