Automóvil: recuperación al ralentí

  • Los fabricantes de coches recobran fuerza gracias a las exportaciones, pero las ventas nacionales no levantan cabeza tras el rebrote otoñal del coronavirus.

    La producción de vehículos en las fábricas españolas alcanzó las 262.589 unidades en septiembre, último mes del que se tienen cifras, lo que supuso un incremento del 12,2% frente al mes de agosto, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac). La demanda en los principales mercados europeos ha impulsado la producción española, pero los rebrotes que afectan prácticamente a todo el continente amenazan con frenar la recuperación.

    Los buenos datos de septiembre permitieron reducir hasta el 27,7% la caída acumulada de la producción desde el mes de enero. En los nueve primeros meses del año se habían fabricado en España 1.537.231 coches y camiones, frente a los 2.217.208 del mismo periodo del año pasado. España exportó 1.317.052 de los vehículos producidos entre enero y septiembre, que tuvieron como destinos principales Francia, Alemania, Reino Unido, Italia y Turquía. 

    Todo el sector del automóvil, desde las fábricas de coches y componentes hasta los concesionarios y talleres, se paralizó por completo durante las semanas más duras de confinamiento. La vuelta a la normalidad está siendo lenta y costosa, hasta el punto de que Anfac prevé que la producción caiga entre el 20% y el 25% al cierre de 2020.

    La fabricación de automóviles es la segunda industria nacional, solo superada por el turismo. El sector, que da empleo directo o indirecto a 1,9 millones de personas, facturó 69.500 millones de euros en 2019 y generó más de 30.000 millones de euros en ingresos fiscales, según cifras de la patronal.

    Al contrario que las ventas al exterior, las matriculaciones de coches en España están lejos de recuperarse debido a la incertidumbre económica generada por el rebrote del virus en otoño, que ha retrasado aún más las decisiones de compra de muchos consumidores. A principios de verano se registró un ascenso de las ventas nacionales por la demanda acumulada durante las semanas de confinamiento, pero a partir de agosto bajaron otra vez con el nuevo aumento de los contagios.

    Las matriculaciones de turismos y todoterrenos cayó hasta las 74.228 unidades en octubre, el 13% menos que en septiembre y el 21% por debajo de la cifra registrada en el mismo mes de 2019. El mercado nacional acumula una caída del 36,8% en lo que va de año. Reactivar el mercado interior es clave para que las fábricas puedan volver a niveles de producción anteriores al coronavirus, pues aproximadamente uno de cada seis vehículos que se venden en España se fabrica en el propio país. 

    Las ventas de coches siguen cayendo en los grandes mercados de la zona euro si se comparan con el mismo mes de 2019, lo que demuestra que la nueva ola de casos de coronavirus está impactando en todo el continente. Los descensos, sin embargo, son sensiblemente inferiores a los de España (véase gráfico). Las matriculaciones bajaron el 3,6% en octubre respecto al año anterior en Alemania, el 10% en Francia y solo el 0,2% en Italia. 

    Las matriculaciones acumulan una caída anual del 36,8%

    Los fabricantes y concesionarios españoles calculan que el año se cerrará con unas ventas de entre 800.000 y 850.000 unidades, frente a los 1.250.260 de 2019. Si se cumplen esas previsiones, 2020 sería uno de los peores años de ventas de coches desde que existen registros y se acercaría a los años más duros de la crisis. Hasta el momento, los peores han sido 2011, con 808.059 unidades vendidas, 2012 (699.589), 2013 (722.703) y 2014 (855.308).

    La situación sería aún peor sin el apoyo público al sector. El Gobierno aprobó en verano elPlan Renove 2020, dotado con 250 millones de euros, con ayudas directas de hasta 4.000 euros para la renovación de coches viejos. Está previsto que el plan finalice el 31 de diciembre de 2020 o cuando se agote la cantidad habilitada al efecto. Los fabricantes y los propietarios de concesionarios advierten ya de que será necesario renovar las ayudas públicas si se quieren evitar mayores recortes de empleo en el sector. El Plan Renove 2020 arrancó a mediados de junio, pero las dificultades iniciales para cobrar las ayudas han retrasado la recuperación de las ventas. Una vez superados los obstáculos, el sector espera incrementar el ritmo de matriculaciones de aquí a diciembre para completar el presupuesto de 250 millones del programa antes de la Navidad. La evolución de la pandemia será, una vez más, decisiva. 

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario