Automóvil: recuperación al ralentí