Coger con pinzas las estadísticas salariales