El consumo no remonta en España