El mal estado de la banca dificulta la recuperación