El virus debilita los salarios