La dependencia energética pasa factura