Pulso institucional para pilotar el euro