Una propuesta fiscal para guardar en el cajón