Decidir en común es mejor para Europa