¿Es capital la tecnología?