Impago con precedentes

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Marzo 2014

    Historia

    La historia económica sugiere que las reestructuraciones de la deuda son inevitables.

    La crisis se ha acabado: las tensiones financieras se calman y la actividad se reanuda tímidamente en Europa. Gracias a la vuelta al crecimiento, la persistencia en la austeridad presupuestaria y cierta dosis de paciencia, la montaña de deuda pública heredada de la crisis debería reabsorberse progresivamente. Este es, en pocas palabras, el credo que anima a los responsables políticos europeos. Los métodos heterodoxos para deshacerse del sobreendeudamiento —el impago o la reestructuración de las deudas, la inflación, la represión financiera ((*)) — serían buenos para los países en desarrollo, pero no para los países ricos, que se enorgullecen de cumplir siempre con sus compromisos financieros.

     

    POCA MEMORIA

    Error, responden Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff (1). Los gobiernos tienen poca memoria y los dos economistas de Harvard quieren refrescársela. En trabajos...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.