Keynes, el nuestro (todos los Keynes que hay en Keynes)

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Se publica, por fin, en España, su biografía canónica, que muestra su tesis de que el pensamiento radical en economía es el mejor antídoto contra los cambios radicales, de los que abominaba.

    Desde la primera mitad del siglo XX hay distintas versiones del economista más influyente de la historia.

    El abanico va desde los que defienden que fue un enemigo declarado del laissez faire hasta los que entienden que sus doctrinas alimentaron la llama del comunismo. Keynes tuvo siempre como frontispicio lograr “la buena vida” para los ciudadanos, para lo cual entendía que la mejor vía era gestionar el capitalismo, mejorarlo: el capitalismo de rostro humano. Sofisticó a Adam Smith y despreció a Marx y a El capital, de quien decía que era “un insulto a nuestra inteligencia”.

    Keynes fue un radical en su economía y un conservador en los objetivos sociales y políticos. No es una paradoja: defendió que el pensamiento radical en economía es el mejor antídoto para el cambio...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.