¿Patología o engranaje democrático?