Salarios más bajos y más productividad no significa ser más competitivos