José Ignacio Pérez Infante

  • Publicaciones del autor

    No sólo ha descendido el salario real, sino también, y es más preocupante, el salario monetario. Pero el de quienes ganan más ha seguido subiendo.

    Tenemos menos parados y más ocupados. Pero si se calcula la media del semestre, el empleo se reduce un 0,2% respecto al anterior semestre, y crece un 0,3% respecto a los primeros seis meses del año pasado.

    Distintos miembros del Gobierno han declarado recientemente que la recuperación y la creación de empleo de la economía española es muy intensa y acusada.  Dos ejemplos de ello son las declaraciones de la ministra de empleo y del presidente del Gobierno. (...)

    Por mucho que se repita, la devaluación de los salarios de los trabajadores y la reducción de los costes laborales no tienen por qué mejorar la competitividad de la economía española. Esta puede incluso empeorar. Es precisamente lo que está ocurriendo.

    La crisis económica en España comienza a percibirse nítidamente a partir del segundo trimestre de 2008, cuando se inicia un proceso de recesión económica, con tasas de variación intertrimestrales negativas de los datos desestacionalizados y corregidos del calendario del PIB real o en volumen.

    La situación es tremendamente trágica y no parece que exista límite a este aumento descontrolado del paro: con niveles inferiores a un millón ochocientas (...)

     

    La situación es tremendamente trágica y no parece que exista límite a este aumento descontrolado del paro: con niveles inferiores a un millón ochocientas (...)