Tesoro oculto de la empresa

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Cuando se calcula el capital que necesita una empresa, suele pensarse en inmuebles, maquinaria y hasta publicidad. Pero es básico no olvidar el capital circulante. 

    FOTO: PARLAMENTO EUROPEO

    En el primer trimestre del ejercicio 2013-2014, el volumen de negocios del gigante Alstom ha crecido el 4% y el beneficio llegó a 700 millones de euros. Sin embargo, su tesorería se ha reducido en 500 millones. ¿Por qué el retroceso pese a los beneficios? Respuesta: ha tenido que aumentar su capital circulante debido a que sus clientes han pagado más tarde.

    El capital circulante es el cash que la empresa necesita para mantener su actividad: sirve para financiar el desajuste temporal entre pagos y cobros. El desajuste se materializa en tres elementos: stocks, créditos a los clientes y deudas con proveedores.

    Los stocks son materias primas, productos y mercancías que la empresa ya ha comprado o fabricado y que aún no se han consumido o vendido. Los créditos corresponden a las...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario

    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.
    (If you're a human, don't change the following field)
    Your first name.