¿Un Silicon Valley compasivo?