Barcelona y Madrid: decadencia y auge // Crónica de un ‘sorpasso’