España, no tan buen ejemplo