Macron, entre dos aguas