Capitalismo y democracia // El testamento de un historiador sabio

  • Septiembre 2019

    La obra póstuma de Josep Fontana reinterpreta el auge de la burguesía y los orígenes del capitalismo.

    Capitalismo y democracia (1756-1848)
    Josep Fontana
    Crítica, 2019
    208 pág.; 22 € 

    Capitalisme i democràcia (1756-1848)
    Josep Fontana 
    Edicions 62, 2019
    212 pág.; 22 €

    Josep Fontana (1931-2018) fue durante décadas uno de los historiadores de referencia en España y, aunque en los últimos años de su vida fue más conocido por sus trabajos sobre el siglo XX y el nacionalismo catalán, su gran especialidad fue siempre el siglo XIX y los orígenes del mundo contemporáneo, justo los temas a los que regresó en su último trabajo, Capitalismo y democracia (1756-1848), editado ya después de su muerte. 

    El subtítulo es ya toda una declaración de intenciones: Cómo empezó este engaño. Y es una advertencia de que no se trata de un libro de historia al uso, sino que viene a ser una especie de testamento intelectual, no solo como historiador riguroso -que lo fue siempre, incluyendo en este trabajo póstumo heterodoxo, haciendo uso de las herramientas analíticas del marxismo, entre otras fuentes-, sino también como pensador comprometido que aspira a agitar las aguas y contribuir a extender la actitud crítica frente a todo lo que nos rodea. En este caso, nada menos que el ascenso de la burguesía y el origen del capitalismo.

    Es sabido que los ganadores de los conflictos acaban moldeando a su favor el relato que se construye como Historia y es ahí donde Fontana se faja para desbaratar lo que considera mitos elaborados por los “ganadores”. En contra de la imagen habitual de la burguesía como clase revolucionaria portadora del progreso -un cliché al que contribuyó el propio Marx, uno de los referentes de Fontana-, el profesor considera más bien que su papel fue el de muro de contención de las demandas de las clases populares, a las que impuso por la fuerza el sistema capitalista en beneficio propio. Y ni siquiera gracias a los grandes avances tecnológicos que su impulso supuestamente desarrolló, sino apropiándose  en realidad del ingenio de otros y readaptándolo para sacarle tajada.

    EL PROPÓSITO: Fontana aclara que el objetivo del libro “no es tanto esclarecer el pasado como ayudarnos a entender mejor, desde el estudio del pasado, cómo [el capitalismo] actúa en el presente”

    Según la tesis del historiador, el pulso entre feudalismo y modernidad estaba perfectamente en marcha al margen de la burguesía y apuntaba hacia “una sociedad con un proyecto colectivo e igualitario”, estructurada alrededor de los consejos campesinos, los bienes comunales y las sociedades de oficio. Pero entre 1756, cuando arranca la guerra de los Siete Años, que dibujó el nuevo mapa de potencias alrededor de Gran Bretaña y su dominio colonial, y 1848, cuando se cierra la ola revolucionaria con el triunfo definitivo de la burguesía, se fragua el mundo actual con la imposición del capitalismo. “[La burguesía]se apropió de los avances, a la vez que falseaba la historia de lo sucedido, inventando el mito de una revolución industrial que habría salido del impulso combinado de la máquina y del emprendedor”.

    Fontana en estado puro: una invitación para repensarlo siempre todo.

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación
    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario