Ingreso mínimo vital vs. renta básica universal

  • Noviembre 2020

    Querido director:

    Este texto es para dar mi apoyo a la carta a la redacción de Carolina Mayeur. Poco más puedo añadir a sus argumentos en defensa del ingreso mínimo vital (IMV). Con todo, resaltaría alguna reflexión que me parece clave en la situación de pandemia en la que todos estamos inmersos. En primer lugar, la poca empatía que los autores del artículo Llega el ingreso mínimo vital, se refuerza la idea de la renta básica universal  (número 82 de Alternativas Económicas) con las personas  que más han sufrido con esta crisis. Suscribo las palabras de Mayeur cuando expresa lo siguiente: “Lo que me parece inaceptable es el tono empleado por la Red de Renta Básica para denigrar una medida que obviamente no va a acabar con la pobreza en España pero que en la situación de crisis que vivimos no merece tanto desprecio”.

    Valores progresistas

    En segundo lugar, no concibo la idea de que la RBU sea una propuesta de izquierdas. Nada más lejos de la realidad. De nuevo, citando a Mayeur, el único que ha implantado este tipo de medida en la Unión Europea es el Gobierno conservador de Finlandia. Uno de los valores progresistas de las izquierdas ha sido siempre tener unos servicios públicos sobre las cuestiones como sanidad y educación, puntales básicos de nuestra sociedad democrática. En realidad, la RBU es una vía para extender la privatización de todos los servicios sociales. 

    La RBU es una vía para extender la privatización de los servicios sociales

    Finalmente, hay que ser conscientes de que los recursos no son ilimitados y, por tanto, la cuestión está en dilucidar las prioridades desde valores equitativos para la ciudadanía, independientemente de su situación social. Y está claro que la RBU no es una prioridad en tiempos de pandemia y, posiblemente, tampoco fuera de ella. Un sistema público y universal en sanidad y educación debe ser una prioridad para una sociedad en que rijan los valores de fraternidad, igualdad y libertad. 

    Muy cordialmente,

    Anna Estany
    Catedrática emérita de Filosofía de la Ciencia
    Universitat Autònoma de Barcelona

     

    Puedes escribirnos a contacto@alternativaseconomiccas.coop

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario