Cómo no abrir un melón

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Septiembre 2020
    Darío Adanti

    Empecemos aclarando conceptos.

    El cucumis melo es una cucurbitácea comestible que prospera en los secarrales de verano, muestra diversos aspectos y suele ser dulce. Ese tipo de melón se puede manipular e incluso abrir sin grandes riesgos: en el peor de los casos sale malo y queda en el fondo de la nevera hasta que unas manos piadosas lo tiran.

    Cosa muy distinta es el melón metafórico, definible como una peligrosa mezcla de caja de Pandora y artefacto explosivo. El melón metafórico no hay que tocarlo ni en broma. Por más que parezca apetitoso, o, peor, por más que huela a podrido, lo suyo es preservarlo como está y mantenerlo bien a la vista, a la espera de que alguna extraña conjunción astral aconseje hincarle el cuchillo y salir de dudas. Nadie sabe en qué consiste dicha conjunción astral. Lo único seguro es que hoy no se da, y mañana ya veremos.

    El melón metafórico y el entramado constitucional español son casi sinónimos. Todos sabemos que cuando alguien...

    Este artículo sólo es posible con tu colaboración.
    Haz una donación

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario