Comprar civilización

  • El poder de la revista está en TUS manos. Súmate a este proyecto cooperativo.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Por (Periodista)
    Enero 2020

    Somos gente crédula. Han conseguido convencernos de que cuando los más ricos tienen que pagar muchos impuestos, los ricos se fugan del país. Y dejan de invertir. Y se frena la creación de riqueza. Y todo se va al garete. Reconozcámoslo, tenemos esa idea más o menos interiorizada. Pensamos que si las rentas más altas se ven obligadas a pagar, supongamos un 75%, nadie tendrá la ambición de crear una empresa para hacerse millonario.

    Eso es falso. Bill Gates, cuya fortuna supera los 100.000 millones de dólares, sería el hombre más rico si no hubiera donado más de 35.000 millones de dólares a través de su fundación. Su empresa, Microsoft, es en 2019 la más valiosa del mundo: unos 750.000 millones de dólares de precio bursátil. A Bill Gates no le ha ido mal. El caso es que cuando creó Microsoft, en 1975, el tramo más alto del impuesto sobre la renta en Estados Unidos llegaba exactamente al 75%. Y eso es lo que pagaba Bill Gates hacia 1979, con 24 añitos. La...

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario