COP 24 // La ambición de París, mitigada por EEUU