Cuando el Reino Unido amaba a la UE