Del ruido diario al cambio de paradigma