Desunión // La UE retrasa la respuesta