La PAH, por dentro