5. Un aumento del salario mínimo destruye empleo