Alargar el calvario de los parados

Comparte
Pertenece a la revista
Marzo 2013 / 1

La mitad de los trabajadores acogidos al régimen general de la Seguridad Social que se jubilaron en España en 2011 y en 2010 lo hicieron antes de la edad legal del retiro, que hasta el pasado 1 de enero era de 65 años y que irá elevándose gradualmente hasta alcanzar los 67 en 2027. En la nueva vuelta de tuerca de las pensiones planteada por el Gobierno, figura un endurecimiento de las condiciones de acceso a la jubilación anticipada, que el año pasado aún se incrementó un 14% más, y persigue acercar la edad real de abandono del mercado laboral (63,8 años) a la legal. Los cambios topan con una realidad cruda: siete de cada diez casos se jubilan antes de hora se ven forzados a ello, según datos de la Seguridad Social.

De ahí el peligro, en un contexto de 5,96 millones de parados. El 40% de las jubilaciones anticipadas viene de situaciones de baja o nula protección de desempleo, y la proporción que se ha duplicado desde  2007, con la crisis, alerta CC OO.

Retrasar de 61 a 63 años el retiro forzoso y actuar sobre los coeficientes reductores que se aplican a la pensión y sobre los años cotizados en estos casos es castigar al colectivo más penalizado por la crisis. Y las principales víctimas de la reforma son los nuevos pensionistas. Forma parte de las medidas planteado el Ministerio de Empleo, que incluyen la imposibilidad de jubilarse voluntariamente antes de los 65 y la fijación de condiciones que disuadan al máximo la jubilación parcial. Por ejemplo, tener que esperar a cumplir los 63 para jubilarse y tener que trabajar casi la mitad de la jornada laboral habitual.

EL PP, SOLO

El PP está solo en su envite, de nuevo presionado por Bruselas. Pero no hay partido que le apoye. El PSOE insiste en la necesidad de consenso antes de dar cualquier paso, sobre todo después del logrado en la anterior reforma. Izquierda Plural  acusa al Ejecutivo de actuar por las condiciones de la troika a cambio de la ayuda a la banca. CiU reclama flexibilidad para acercar la edad de jubilación real a la legal considerando un mercado laboral que tritura empleos. Las facilidades para cobrar la mitad de la pensión y seguir trabajando es otro frente abierto. Pero  la mayor de las patatas calientes es la concreción del “factor sostenibilidad”, o cómo a partir de 2027 y cada cinco años el sistema se ajustará automáticamente al envejecimiento de la población y al PIB. No está en esta ola de reformas, pero la ola siguiente se espera a la vuelta de la esquina, este mismo año.