Bruselas desea cambios y pone presión