Defender la competencia es de izquierdas