‘E-precarios’ en el limbo legal

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Octubre 2017

    La expansión de las plataformas digitales que facilitan el trabajo bajo demanda hace urgente una regulación laboral específica para evitar la explotación y la autoexplotación.

    ILUSTRACIÓN: PERICO PASTOR

    He aquí otro boom: conseguir ayuda para limpiar la casa, en caso de podérselo permitir, a golpe de clic. Se elige profesional por Internet en función de su disponibilidad, precio y evaluaciones de otros usuarios sobre lo bien que trabaja, y ya está. Las personas interesadas en ganarse un extra limpiando domicilios o aspirando a vivir de ello, a menudo sumergidas en la economía no declarada y que pasan a un sistema rastreable, se les amplía el abanico de clientes.   

    En el sector despunta la start-up Climtu. Nació a finales de 2014 y asegura que, a un ritmo de crecimiento del 300%, ha intermediado en la prestación de más de 300.000 horas de limpieza. Las personas usuarias ponen el precio que están dispuestas a pagar, teniendo como referencia la media de los...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario