El caldo de cultivo de la revuelta