El debate llega a la izquierda