El limbo de la dependencia