El limbo de la dependencia

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Septiembre 2018

    La ley de 2006 ha acabado reforzando el modelo familista, que reposa sobre las  mujeres. Entre los dependientes, una cuarta parte espera su ayuda, y 120.000, ser evaluados.

    Una persona dependiente es alguien que no puede gestionar por sí sola actos esenciales de su vida cotidiana, para los que necesita ayuda. Hoy, en España 1,22 millones de personas tienen reconocida una situación de falta de autonomía. La Ley de la Dependencia  supuso cuando se aprobó en 2006 un avance importante, en la medida en la que el Estado asumía sus responsabilidades en materia de cuidados: tras una evaluación de la necesidad de cada persona, iba a proporcionarle apoyo en forma de servicios de atención o de prestaciones económicas. A 30 de junio de 2018, percibían ayudas 987.086 personas. La cifra es cuatro veces superior a la de hace una década. 

    Sin embargo, la implantación y despliegue de la ley no permite un balance de grandes alegrías. Su recorrido ha estado muy marcado por la...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario