El regulador batalla por más poder