El tren de una nueva industria se fuga y la banca se pilla la mano