En Europa, un balance de 21.000 millones de euros