Estados Unidos, el gasto privado que se paga caro