Europa presiona para trabajar más y reducir la prestación