Hacer negocio con los mayores

  • El contenido completo de este artículo sólo está disponible para los suscriptores de Alternativas Económicas.

    Inicia tu sesión   o   Suscríbete

  • Septiembre 2018

    La demanda de residencias aumenta y atrae a fondos de inversión. Las quejas de familiares y trabajadores por las carencias de la atención, también. El sector pide subida de tarifas por usuario.

    ILUSTRACIÓN: PERICO PASTOR

    Dos años y seis meses. Es el tiempo que, de media, debe esperar una persona que pida una plaza en una residencia geriátrica pública en Barcelona. Según el Ayuntamiento de la ciudad,  3.942 mayores de 65 años están inscritos en una lista de espera, y en barrios como Sant Andreu puede alargarse cuatro años.

    La necesidad de más plazas y más centros residenciales para mayores es generalizada en España, si nos atenemos a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que son de cinco plazas por cada 100 personas de 65 años. En España, este índice es del 4,4%, de modo que hay demanda por satisfacer. Los usuarios de este tipo de viviendas colectivas suman 381.333. Y en ellas, la presencia de mujeres es aplastante, debido a su...

    Los artículos que componen el dossier son:

    Todavía no hay comentarios, sé el primero en opinar

    Escribe tu comentario